Mi Fabrica de Cuentos 15-Feb Día internacional de los niños con cancer - Mi Fabrica de Cuentos

cuentos infantiles de ines diez

17

Feb

2013

15-Feb Día internacional de los niños con cancer

Yo también apoyo desde mi rincón.

Admiro con qué entereza y fuerza luchan estos niños y sus familias qué duda cabe.

Cada vez son más los avances, cada vez más fuerte el interés por la  investigación y espero que sean cada vez más las personas que con el corazón se conmuevan y ayuden.

Aquí en Colmenar Viejo donde vivo, hay un padre «luchador a tope» que lejos  de dejarse vencer por el sufrimiento familiar ha vencido, creando la  Asociación Pablo Ugarte en  beneficio de la investigación contra el cáncer infantil. Un gran ejemplo para todos nosotros. Deberíamos conocerla un poquito más través de la «mágia internautica». Búsquenla por internet.

Por ellos y para todos aquellos que no conocen  esta terrible enfermedad quiero crear conciencia de ayuda  con un cuento. A veces tenemos que pensar todos en ello. Espero conseguirlo.

Quiero mandar mucho ánimo y fuerza a  las personas que caminan por tan complicada situación. Que sepan que somos muchas las personas que sin ellos  imaginarlo estamos pendientes, miramos con nuestros ojos más tiernos y solidarios.

LO QUE MÁS QUIERO
En un balcón de Madrid SE ESCAPARON UNAS PALABRAS QUE SE PUDIERON OÍR.
– ¡Qué largo se me ha hecho éste invierno!.
Me nos mal que ya viene el calor.
Ya está llegando.
¡Ya ha llegado!
– Mamá, ¿cuándo vamos a la playa con Marga?
– Quedan seis días solamente, Montse. Contesta su madre sonriendo. Piensa en lo que quieras llevarte, continúa diciendo.

Montse es una jovencita de 10 años. Vive en Toledo. Echa mucho de menos a Marga, su gran compañera de verano. Ella, vive lejos, en Córdoba.

Montse y Marga durante el invierno se mandan muchos mensajes y fotografías por correo electrónico. De vez en cuando hablan por teléfono y en diciembre, una entrañable y tierna tarjeta navideña.

Siempre conectadas pero…aún así, se echan mucho de menos.

En Roquetas del mar son vecinas en viviendas pareadas. Con jardín. También tienen unas bonitas piscinas.

Era un martes al mediodía. Marga, que llegó ayer, escuchó ruidos en la casa de sus vecinos.
-¡Mamá, mamá, ha llegado Montse! ¡Voy a verla! Gritó desde el pasillo entusiasmada.
– Si cariño y… dale un besote de mi parte. Contestó su madre mientras abría algunas cajas embaladas que aún quedaban por ordenar.
-Montse, ¡qué bien que has llegado!. Estaba ya muy nerviosa. ¡ Qué guapa estás! ¡Qué sombrero más bonito! ¿Me lo dejas?
Marga dio un gran abrazo a su amiga.
-Toma Marga, dijo Montse sonriente. Te lo presto, pero lo necesitaré en un rato para bajar a la playa.

Marga se quedó pálida, en silencio, mientras remiraba a Montse. Montse bajó su mirada y enrojeció.
Se hizo un gran silencio de unos interminables segundos, parecían minutos.
Fue Marga quien rompió ese incómodo silencio diciendo…
-Montse, ¿qué te ha pasado? ¿Por qué no tienes pelo? Te encuentro rara.
Montse respondió sin elevar su mirada. Mientras conversaba con su amiga, daba mil vueltas a una margarita entre los dedos.
-Me están poniendo una medicina. Eso ha hecho que me haya quedado sin pelo. También me pongo un poco malita. No como bien, nunca tengo hambre y a veces vomito. Estoy débil y cansada.
– Yo no me pondría esa medicina, me negaría.
-Eso mismo pensé yo, respondió Montse hablando bajo, pero decidí ponérmela.
-¿Porqué? La dijo Marga levantando la voz.
– Mis padres y los médicos me explicaron que mi cuerpo tenía una enfermedad. Que me podía morir y llevar al cielo con mis abuelos, con mi tía y mi perrita Laidi. Me explicaron que había una medicina muy fuerte, incómoda, pero que curaría esa enfermedad de mi cuerpo.
También me explicaron todo esto del pelo, de las heriditas en la boca, y otras cosas que no entiendo muy bien.
– Y…entonces,¿porqué te lo pones?
– Yo decidí que quería quedarme de momento con mis padres. ¡Ya veré otro día a mis abuelos del cielo!
Eso es lo que más quiero. ¡Quedarme aquí!
-Ya entiendo. Montse, ¿sabes qué? Yo también hubiera echo lo mismo. Y… ¿sabes qué? También llevaría un bonito sombrero como tú.
Mira, toma tu sombrero y vamos a preparar las cosas de la playa. ¡Corre! Seguro que mamá nos deja bajar.
-Sí, ellos que arreglen lo de las maletas ¿vale? Estoy cansada del viaje.
– Montse estoy segura de que si le pido a papá que me lleve al mercadillo mañana me podré comprar un sombrero valiente como el tuyo. Pareceremos hermanas. ¿Te gustaría?
-Si, claro,¡ me encantaría!
Me volvería a poner la medicina otra vez Marga, con tal de que no nos separaran a nosotras también.
-¿Sabes Montse? Yo estoy segura de que también lo haría. Te quiero todo, todo. Eres mi hermana de Roquetas.
– Tú también lo eres. ¡Por supuesto que si!
-¡Corre, vamos a la playa!
-Sí pero a la sombra, no me puede dar el sol.
-Pues claro Montse, lo que tú quieras. Todo lo que tú necesites.
Las dos salieron como locas corriendo hacia sus casas gritando…
¡Mamá, mamá nos vamos a la playa! ¡Por fin es verano de verdad!

Autora: Inés Díes Rodríguez

No hay comentarios para la entrada “15-Feb Día internacional de los niños con cancer”
Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)